Alcanzar La Cima de la Paciencia, Y Cómo estar presente en un mundo acelerado!

Actualizado: 10 de nov de 2018


Quién no ha tenido alguna vez en su vida esas ganas de poder tele-transportarte a una isla remota, donde sentado a la orilla del mar escuchas el susurro del mar y dejas caer los rayos del sol sobre la cara. Sin embargo, cuando vuelves a pisar tierra, te das cuenta que estas apunto de entrar al trabajo, o corriendo a recoger al niño o cansad@ del día poniendo la última lavadora del día. Desde mi experiencia, la sensación de escapar del momento que vivimos ahora tiene mucho que ver con la constante sensación de falta de tiempo, una de las preocupaciones y desafíos más comunes de nuestra sociedad. Además está estrechamente relacionado con la impaciencia. Si tomamos como referencia la cocina; hoy en día se multiplican los términos "cocción rápida", las placas de inducción super rápidas, la comida pre-cocinada, el supermercado online que te llega casi de inmediato y la comida para llevar siempre lista para pre-calentar al microondas...etc. El tiempo de cocinar en los hogares se ha reducido a más de la mitad, y el ritual de la comida ha pasado a un segundo plano, incluso en nuestra cultura de comida mediterránea. El tiempo es oro y a veces terminamos el día algo decepcionados cuando por no cumplir toda la lista de tareas.

¿Se trata de organizar el día para ser más eficientes en el uso del tiempo? ¿O es que nuestra lista de cosas es más larga que horas tiene el día? ¿O quizás es una combinación de impaciencia y obsesión por la inmediatez de los resultados?

Es en esta sociedad digital ultra-rápida donde la sensación de apresuramiento y volatilidad está más presente que nunca.

Desde que el mundo digital estalló en nuestro mundo cotidiano y en nuestros lugares de trabajo a principios del siglo XX, los rasgos de carácter como la paciencia, la confianza y la empatía son cada vez más escasos, y sin embargo vuelven a estar demandados por las empresas y profesionales de selección.



Es la Paciencia...el resultado de sembrar una semilla y permitir que gracias al trabajo y el tiempo puedas cosechar los resultados.

Cuando sientes que has fallado en cualquier campo, muchas veces empezamos a juzgarnos por perder el tiempo. ¿Por qué no estudié el Master? ¿Por qué no cogí esa oportunidad laboral? ¿Por qué no tomé las acciones correctas en mi vida en el momento correcto? Nos llenamos de culpa y nos echamos en cara no haber usado el tiempo de forma más sabia. También empezamos a compararnos con los demás, y nos fijamos en esas vidas glamurosas con realidades pseudo-perfectas, como por ejemplo los/as famos@s instagramers, o el antiguo compañero de escuela que ahora es un emprendedor exitoso, o nuestro amigo del alma, mano de obra sólida durante años en una empresa multinacional que ha llegado a un alto cargo.

Las comparaciones son odiosas, especialmente cuando las realizan adolescentes y adultos jóvenes con baja autoestima ahora muy dependientes de los impactos de Internet. La conexión constante deja a estas "habilidades blandas", como es la paciencia fuera del alcance de muchos jóvenes.

" La solución está a solo un clic de distancia. Google tiene respuesta a todo."


¿Cómo podemos cultivar la paciencia cuando siempre estamos apurados?

Es una pregunta clave ... poder parar, respirar y solo permanecer donde estas, sin ser dependiente de factores externos, conectado con uno mismo y el momento preciso. Al convertir los pensamientos en lo que estamos sintiendo aquí en este instante, el momento presente es un primer comienzo para desacelerar. Muchos de mis alumnos llegan a mis clases aterrorizar con la simple idea de "desacelerar", de tener que estar sentados sin pensar en nada, y me he dado cuenta que actualmente es un término que no es aceptado con facilidad. Aunque muchas veces el propósito de empezar con el Yoga o cualquier práctica conciente es justamente el poder aprender a parar.


Una vez más, la aceptación comienza con uno mismo. Debes aceptar que ser productivo todo el tiempo NO es necesario. De hecho, cuando no nos centramos en llevar a cabo una actividad o tarea, podemos pensar en ideas creativas. Si estamos abrumados con la información, no podemos ver con claridad.

"La aceptación no significa resignación; significa comprender que algo es lo que es y que debe haber una forma de superarlo." Michael J. Fox

Es hora de enfocarte en ti. Te invito a que hagas algunos cambios en tu vida, y te facilito un simple recetario para aprender a tomar conciencia y vivir más presente en este mundo.

En mi caso, me gusta apagar mi teléfono los domingos, estar con mi familia, cocinar una buena comida, sentarme con una taza de té en la terraza, leer, meditar y sobre todo hacer cosas que disfruto por el simple propósito de sentir la alegría del disfrute de hacer lo que hago.


-Comprometerte a hacer algunos cambios en tu vida: tomate un tiempo para tí, haz lo que sabes seguramente vas a disfrutar, donde te sientas relajad@ y totalmente desconectad@ de tus pensamientos cotidianos. Tiene que ser un ritual que pueda comenzar poco a poco con 10-20 minutos, no necesitas más al principio.


- Permanece en el presente, el pasado y el futuro no existe! Acepta no estar ocupado no significa que eres perezoso, tomate la vida con calma, y abúrrete un rato, es aconsejable y muy saludable!


- Confía en tí, una vez más, Internet y las redes sociales generan nuevas vulnerabilidades en nuestras vidas, por favor, no me malinterpretes, yo aprovecho las herramientas que me brinda Internet y las redes. Pero tenemos que entender que las personas creamos personajes y vidas ficticias todo el tiempo fuera y dentro del mundo virtual. Y puede ser difícil separar la falsificación de la realidad. Pero está científicamente probado que las personas que tienen valores morales auténticos y éticos en la vida tienen una identidad que es inalienable. Nadie más puede escribir tu historia. Y las personas se sienten atraídas por una historia real, lo que dices que estás haciendo lo estás haciendo realmente.

Para encontrar tu historia real, necesitas confiar en tí, ser capaz de comprometerte a largo plazo en lo que haces, y de forma honesta incluso cuando el resultado no sea tan favorable ni tan rápido, te pido paciencia!


La falta de estos rasgos de carácter puede ser una consecuencia de estar atrapado en una vida rápida dominada por la sensación de presión del tiempo, la tecnología y las estadísticas.

Tú controlas la tecnología, pero no dejes que te controle a tí: si Alexa (el asistenten virtual de Amazon) te está asesorando sobre las opciones de equipapimientos tecnológicos o si los enlaces de Facebook dudosos te están presentando noticias dudosas, tú tienes la última palabra.

Estar presente no es otra cosa que ser consciente; tan fácil como sentarte y sentir! Vivir desde la conexión con uno mismo permite que estemos conectados de forma saludable con los demás. En mis clases siempre dedico parte de la práctica a respirar de forma consciente, a conectar con uno mismo y también con el grupo. Hay que dejar que la agitación de la mente se pare, y nos permita subir a la cima de la atención plena o como también se le conoce, el Mindfulness.


Gracias familia consciente!



© 2016 by ClaudiaYogaLife